29/3/13

LA MADRE



Encontrado una mujer tan sublime
arrullando cerca de farol nocturno,
el desquicio de latir de crío mudo,
exasperada mese un ficticio chamaco.

Parece fuga de sanatorio, toda turbia.
Violenta y sublime, ama con locura.
Va nerviosa, galopa llena de hambre,
en bélico amor que amamanta la criatura.

Siendo la prenda incondicional
de todas las madres del mundo
que ova un fantasma en la mirada
ora en la esquina, y no encuentra nada.

Y entre los muelles atardecidos
queda el arrullo trasfigurado
de la cantora, la caracola.
Que es un fantasma, buscando al hijo.
Siendo llorona.

Seas bendita llorona!
Llena eres de hambre!

Poema:
LA MADRE

 

 

 

No hay comentarios: