29/3/13

EL FERVOR DE LOS ABANDONADOS


Gólgota, era un campo de ruido celoso
subíamos al numen de cristal llorando noches
y alzábamos el dolor dilatando aguas,
por no decir cantando en su llovizna el día.

Mas era la melodiosa angustia encendiendo
lirios, el puente de su brillar que la detenía,
al giro del carrusel que le llegaría
y, el mar se quedó pensando que se sufría.

Seguí, medité en el fondo de la esperanza
menciono palabra bella ante su vacío.
Busqué, derramé la vida.
Y Dios me dijo en silencio que me quería.

La balsa a tres pies del cielo
ahogaba al tiempo, latir sin milenio.
Miradas que se asfixiaban de tanto peso
y volaban su libertad las almas sin yeso.

Gólgota... ¡era el nido de otro universo!

Poema:
EL FERVOR DE LOS ABANDONADOS


No hay comentarios: